Nuestra Historia

La educación superior en la provincia de Jujuy

Luego de haberse creado el Instituto Ricardo Rojas, de vida efímera, el mismo año en que se procede a su disolución, 1959, se crea el Instituto Superior de Ciencias Económicas, actual Facultad de Ciencias Económicas dependiente de la Universidad Nacional de Jujuy, primer antecedente en la provincia de Jujuy de Institución de Educación Superior Universitaria.
El desarrollo productivo de la provincia del Jujuy de los cincuenta, el afán modernizador y progresista de los jóvenes de entonces fueron los elementos que se conjugaron en la creación de la institución, que como toda institución trasciende las vidas individuales de sus gestores y se proyecta al futuro. Fueron esos jóvenes, en su mayoría egresados de la Escuela Nacional de Comercio, con el decidido apoyo de su rector, el profesor José Antonio Casas, quienes lograron la concreción del decreto 2699, que lleva las firmas del Dr. Horacio Guzmán como gobernador y de sus ministros de gobierno y hacienda Pablo Balduín y Domingo Baca respectivamente. El profesor Casas ocupará el cargo de primer Rector del Instituto.
La vinculación con el medio productivo no se hace esperar y es fundamental aquí señalar el aporte que algunas empresas del medio realizan para el funcionamiento de la institución: su biblioteca que alcanza, para fines de los sesenta, unos 1500 volúmenes, es apoyada por donaciones anuales del Ingenio La Esperanza y de la compañía Minera Aguilar.
El Instituto Superior de Ciencias Económicas dará sus primeros pasos bajo la tutela académica de la de la Universidad Nacional de Tucumán, que como se señaló más arriba había sido el foco de irradiación académica en el Noroeste. El Instituto Superior de Ciencias Económicas organizará sus planes de estudio de manera idéntica a los de la Universidad Tucumana, posibilitando además el reconocimiento mutuo de las asignaturas aprobadas y por ende la movilidad de los estudiantes.
El Instituto Superior de Ciencias Económicas fue creado a imagen de una universidad, su modelo organizativo no sólo era análogo al de las universidades, sino que además estaba facultado a expedir titulación habilitante de Contador Público y Perito Partidor.
El Instituto Superior de Ciencias Económicas se organizó, como cualquier universidad, con la figura de un Rector y un Consejo Superior, respetándose la representación de los diferentes claustros, docentes, estudiantes y egresados, en su gobierno, como fuera establecido después de la reforma universitaria de 1918. 
Reza textualmente una publicación del Ministerio de Gobierno de la provincia de Jujuy de 1961:
“El instituto Superior de Ciencias Económicas de Jujuy fue creado por decreto-acuerdo 2699 de fecha 23 de abril de 1959, ratificado por ley 2476/59 del 18 de junio de 1959. “Tiene carácter y jerarquía de establecimiento oficial de enseñanza superior universitaria y ha sido creado en virtud de las posibilidades brindadas a raíz de la sanción del art. 28 de la ley nacional 14537. Se otorga título habilitante de CONTADOR PUBLICO y PERITO PARTIDOR con plan de estudios de cinco años y programas similares a los vigentes en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Tucumán, lo cual permitirá a los interesados que así lo deseen; si es que en un futuro cercano el Ministerio de Educación de la Nación aún no ha propiciado la validez de los títulos, el reconocimiento de los mismos o las materias equivalentes por parte de la mencionada Universidad”. 
Conforme se expresaba en los considerandos del decreto de creación el Instituto Superior de Ciencias Económicas, nació respondiendo al pedido insistente formulado a las autoridades provinciales por un numeroso grupo de peritos mercantiles, bachilleres, maestros y estudiantes de esas disciplinas empleados y obreros, que manifestaban el loable afán de superarse por medio de estudios que les permitieran alcanzar un título y una preparación superior de jerarquía universitaria, ya que por carecer de medios, veían truncadas sus aspiraciones al no poder desplazarse a ciudades donde funcionaban universidades.
Con la creación del Instituto se evitaría además el éxodo de gran número de jóvenes jujeños que, en busca de esos fines emigraban a centros universitarios, lo cual implicaba su desvinculación del medio y de la familia con la consiguiente erogación de ingentes gastos que muchas veces los padres no podían afrontar; aparte de la pérdida de muchos valores que se radicarían definitivamente fuera de la provincia.
Se perseguía el fin de constituir en la provincia una casa de altos estudios, dedicada a las ciencias económicas, por considerarse que esta disciplina cumpliría una necesidad inmediata al formar Contadores Públicos y Peritos Partidores que el constante e importante progreso alcanzado por Jujuy, reclamaba tanto para la administración pública, como para las actividades comerciales, industriales y de la producción en general, factores todos llamados a elevar considerablemente el nivel cultural y el bienestar de toda la población, por su notable influencia e incidencia en todos los órdenes de la vida provincial.
Si bien los títulos expedidos por el Instituto Superior de Ciencias Económicas no tenían en principio más que validez provincial, esta situación se subsanó luego de ingentes esfuerzos de parte de sus autoridades, consiguiéndose por fin el reconocimiento de su validez nacional durante el rectorado de la Dra. Hilda Fernández, en 1970.
Luego de la visita de inspección ordenada por la Dirección Nacional de Altos Estudios, cuyo informe fue altamente satisfactorio, se autorizó al Instituto Superior de Ciencias Económicas a funcionar dentro del régimen de la ley 17778, que regulaba a las universidades provinciales y privadas, consiguiéndose, por ende el reconocimiento de la validez nacional de sus títulos.
El decreto respectivo, rubricado por el entonces presidente de facto Roberto Marcelo Levingston, consigna lo siguiente:

El presidente de la Nación Argentina decreta:

Art. 1. Autorízase al Instituto Superior de Ciencias Económicas, creado por decreto 1699/59 del gobierno de la  Provincia de Jujuy a funcionar bajo el régimen de la ley 17778, con todos los derechos y obligaciones previstos en dicha ley y en el decreto 1617/69.
Art. 2. Apruébase en cuanto a su estructura general el plan de estudios correspondiente a la carrera de Contador Público y Perito Partidor, obrante en el expte. 58010/68, otorgándosele a los títulos respectivos la validez prevista en el art. 1° de la ley 17778.

Instituto Superior de Ciencias Económicas: Piedra basal de la Universidad Provincial de Jujuy

Luego de que una comisión estudiara la factibilidad de la creación de una universidad en la provincia de Jujuy, el entonces gobernador, Ing. Manuel Pérez promueve la sanción de la Ley N° 2849/72, creando la Universidad Provincial de Jujuy, asimismo se dictan los estatutos que la regirán en el futuro. Esta ley será rubricada por Manuel Pérez y su Ministro Shukri José. El primer rector de la Universidad Provincial de Jujuy, y como un tributo a sus orígenes institucionales será también el profesor José Antonio Casas.
La ley 2849/72 considera al Instituto Superior de Ciencias Económicas como pieza fundacional de la Universidad Provincial de Jujuy, al mencionarlo como la única institución de jerarquía universitaria preexistente, creando a partir de su sanción el resto de las facultades.
En su Titulo II, Artículo 6, consigna:
La Universidad adopta como base de su organización académica y administrativa el sistema de Facultades, hallándose integrada por el Instituto Superior de Ciencias Económicas que se incorpora por la presente ley; por el Instituto Superior de Servicio Social que se faculta incorporar producido ese hecho; por las demás facultades, escuelas institutos y otros establecimientos docentes que se creen en lo futuro y por las siguientes facultades que se crean por la presente ley: Ingeniería Industrial; Ingeniería de minas, Ingeniería Metalúrgica y de Agronomía.
En tanto el 18 de enero de 1973, el Gobierno de la provincia dispone que el Instituto Superior de Ciencias Económicas pase a denominarse Facultad de Ciencias Económicas para estar en un todo de acuerdo con el sistema de organización dispuesto para la Universidad, tal transformación no necesitaba ya de la aprobación en el orden nacional al no tratarse de creación de nuevas carreras o nuevos títulos.
Nuestra actual Facultad de Ciencias Económicas, no evidencia pues, solución de continuidad con el viejo Instituto Superior de Ciencias Económicas, por lo que hemos de considerarla como la institución fundadora de la actual Universidad Nacional, que como reconocimiento embandera su escudo con el lema fundacional del Instituto Superior de Ciencias Económicas: Flammam tuam hoc foco accende, “Enciende tu llama en este hogar”.

Dr. Carlos A. Garcés